¿Colegio británico o colegio bilingüe? Conoce las principales diferencias

14 November, 2019
  • “En el cole se aprende inglés” o “en el cole se aprende en inglés”, “En el colegio practican el inglés” o “En Alegra se piensa en inglés”... Estas y otras muchas frases pueden ayudarnos a distinguir la forma de funcionamiento de un colegio Británico frente a un colegio que sea bilingüe.

    La principal diferencia entre un colegio británico y uno bilingüe es el programa académico: mientras un colegio bilingüe imparte el currículum español con un porcentaje de horas en inglés (50% aproximadamente), un colegio británico se imparte la totalidad de asignaturas en inglés, excepto las destinadas a Lengua y en el caso de Alegra, Religión, que se imparte en español.

    Es clave resaltar que la metodología británica fomenta la creatividad, la responsabilidad y la independencia. En la cultura inglesa se valora mucho el desarrollo de la creatividad, del talento de las habilidades personales. Por ejemplo la música, el teatro y aprender a hablar en público son disciplinas clave en su programa.

    En un colegio bilingüe el inglés es una parte fundamental, se desarrollan dos idiomas pero únicamente dentro de ciertas asignaturas. En un colegio Británico, como ocurre en Alegra, se da un paso más, el inglés no es una “parte”, es más bien la esencia y la materia prima de todas las asignaturas que se ven en el idioma inglés desde matemáticas, pasando por literatura, siguiendo por ciencias, humanidades entre otras. En Alegra no se aprende ingles, se aprende en inglés.

    Esta soltura en el idioma, en un colegio Británico se distingue sobre todo por la capacidad tanto de las alumnas como de las profesoras de estructurar el pensamiento en inglés, a la vez que son capaces también de desarrollar su lengua materna, de forma paralela. Por eso, en la etapa de Infantil y Primaria (Early Years & Primary) el porcentaje de profesorado nativo de países anglosajones constituye el 80%. 

  • Distinta metodología

    Además de aprender en inglés, la metodología es también diferente. La forma de aprender las asignaturas es más vivencial, es siempre “hands on”, es decir, manos a la obra desde el minuto 0. El currículum está pensado para ser vivido de esta forma, más que memorización y repetición, se espera de los alumnos que “vivencien” aquello que están aprendiendo y que exploren y experimenten con los conceptos que se les explican y por tanto el aprendizaje se interioriza más. Memoria a largo plazo frente a la memoria a corto plazo del sistema tradicional español.

    Es clave resaltar que la metodología británica fomenta la creatividad y la responsabilidad en el aprendizaje. En la cultura inglesa se valora mucho el desarrollo de la creatividad, del talento, de las habilidades personales, explorando el desarrollo de soft skills como la música, el arte, y algo tan necesario en su posterior vida profesional como aprender a hablar en público, que cuando se aprende desde pequeño resulta en adultos que defienden con naturalidad una presentación profesional, un speech… Todo ello son disciplinas clave en un programa Británico como Alegra.

    La metodología británica se caracteriza también por ser más personalizada y ajustada a cada alumno. En el centro está el alumno y todo gira en torno a él para ayudarle a sacar su máximo potencial. Por eso Alegra tiene en su ADN una vocación al desarrollo de habilidades y destrezas para la vida, además del desarrollo académico de los alumnos. Esto implica que desde Infantil nuestros alumnos de Alegra aprenden a reflexionar, a argumentar, a responder preguntas y a expresarse de forma coherente e influyente en inglés ¿cómo lo hacen? Entre otras cosas desde sus inicios en Early Years, los alumnos asisten semanalmente a Assemblies, diseñadas para que cada curso una vez a la semana se encargue de llevarla adelante, preparando una representación, una canción, o un discurso que enseñe a los demás cursos un tema en específico que se habrá estado trabajando en clase de forma interdisciplinar entre asignaturas.

    En Alegra las paredes hablan. Todos los murales que constantemente cambian para reflejar el trabajo de las alumnas de Alegra no es casual o una decisión aleatoria, se trata de la metodología británica, un ingrediente más de su esencia, que trata de reflejar el trabajo de las alumnas a todo el que quiera apreciarlo, con el objetivo de hacer valer y de sentir orgullosas a las alumnas que son capaces de hacer, mostrar y defender su trabajo frente a los demás. Actualmente muchos colegios del mundo recogen esta forma de reconocimiento que ha sido una práctica habitual en los colegios con curriculum británico.

    En Alegra nos ensuciamos las manos para aprender, tocamos y vivimos, nuestras mesas están hechas para compartirlas y no hay solo una pizarra: hay tantas como alumnas haya en clase. Todo esto forma parte de la concepción de lo que implica ser un colegio británico, lo cual va más allá de pasar las examinaciones periódicas del British Council, a las que Alegra se somete, ya que a diferencia de un colegio bilingüe, nos regulan instituciones internacionales, con sus estándares y procedimientos específicos. 

    Autorización e inspecciones

    Alegra, en su etapa de Infantil y Primaria al ser británica y seguir el Curriculum Británico, es considerado un colegio extranjero. Como tal debe ser autorizado por el Ministerio de Educación Británico. En este sentido la Embajada Británica delega esta función al British Council que es el organismo encargado de realizar la autorización y la inspección de los colegios británicos en España.

Alumnos que aprenden lo que pasa dentro de una calculadora